En Puebla grupo de secuestradores aterroriza a habitantes de Tlacuilotepec y Jalpan

Una célula de secuestradores opera en los municipios de Tlacuilotepec y Jalpan, ubicados en la Sierra Norte de Puebla, mismos que prefieren como víctimas a docentes y ciudadanos que tienen familiares trabajando en Estados Unidos para cobrar en dólares.

Cabe recordar que dos maestras fueron secuestradas hace tres años en Plan de Ayala, los delincuentes pidieron 500 mil pesos de rescate, los familiares sólo juntaron 400 mil para liberar a las docentes del preescolar “Frida Kalo” de Plan de Ayala.

Actualmente, los pobladores de Plan de Ayala y Tenancingo, en el municipio de Tlacuilotepec, y de la localidad de La Garza, en Jalpan, viven con la incertidumbre de que el personal docente no regrese al próximo ciclo escolar ante las amenazas de secuestro a docentes del jardín de niños “Frida Kalo”, la primaria “José María Morelos y Pavón”, la telesecundaria y el bachillerato de Plan de Ayala.

En las últimas reuniones de graduación, algunos padres se quejaron de la inseguridad en la región: “Por eso ya no aparecen, por eso les pasa lo que les pasa”, reprocharon; señalaron que además de amagar a los maestros, los delincuentes también han sustraído equipo de cómputo y multimedia de dichas escuelas.

Cabe señalar que habitantes de Plan de Ayala, Tenancingo y La Garza también han sufrido secuestros, pero indican que este nuevo grupo delictivo específicamente secuestra a personas que tienen familiares trabajando en Estados Unidos de Norteamérica, por lo que exigen el pago es en dólares, como en el caso del rapto de una mujer de 20 años hace un año, aproximadamente.

Ya existen denuncias en contra de este grupo delictivo y están plenamente identificados los delincuentes, pero por temor a represalias las víctimas ya no ponen nuevas denuncias debido a que indican que no proceden, y luego los delincuentes son asegurados por la policía municipal los liberan.

En Plan de Ayala y Tenancingo, el personal docente de nivel preescolar en ocasiones ha renunciado a sus labores por el alto índice delictivo que se registra en esta zona, destacando una maestra que viajaba en su auto a principios del ciclo escolar 2018-2019 y que sólo estuvo unos días en su puesto debido a que vivía con la incertidumbre de ser secuestrada, ya que supo del plagio de las dos docentes de hace tres años y que eran de Huauchinango.

Los jefes de sector y la Secretaría de Educación Pública ya tienen conocimiento de estos hechos, pero no han dado solución para acabar con la inseguridad que vive el magisterio en la Sierra Norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *