Acapulco registró 117 jóvenes asesinados: Amnistía Internacional

Amnistía Internacional ha dado a conocer su preocupación ante la estela de muerte, durante el 2018 y parte del 2019.

Precisa que durante el año pasado se registraron muertes violentas en 117 jóvenes de distintas edades y circunstancias, de un total de 863 casos registrados ante las oficinas gubernamentales en materia de seguridad pública.

La activista de Amnistía Internacional, Anel Citlali Larea Arena, expresó que la cifra antes señala ha generado diversas reacciones, porque los gobiernos no se han preocupado en revertir estas cifras, por el contrario se visto poca efectividad en los programas para recuperar los espacios y la generación de empleos para estos muchachos que lejos de andar en la escuela o el trabajo fueron atraídos en algunos de los casos por la delincuencia.

Indicó que entre las muertes registradas prevalecen los casos de mujeres que también por diversas causas, resultaron víctimas de la ola de violencia en algunas ocasiones por error por estar en lugar donde se presentan los ataques en contra de grupos delincuenciales.

Indicó que “las autoridades no han hecho lo propio para encaminar a estos muchachos, con programas, becas y empleos que les permitan salir adelante, o bien con acciones de tratamiento adecuado para su recuperación”.

Y es que las constantes balaceras se presentan a cualquier hora del día, aunque se ha reforzado la seguridad nada les ha resultado para contrarrestar la ola de violencia, que se vive cotidianamente, los empresarios y políticos han optado por contratar seguridad privada o pública, ante los constantes ataques, secuestros y robos.

Inclusive cientos de familias ha emigrado a otras ciudades de la república mexicana, o al extranjero, por las constantes amenazas y extorsiones, a negocios de distintos sectores, además las zonas exclusivas esta desérticas porque se convirtieron en blanco fácil de la delincuencia.

Las distintas cámaras empresariales han hecho diversos llamados a los gobiernos para que cumplan con el plan que les corresponde, sin embargo los resultados no son satisfactorios, al grado que los mismos comandantes y jefes de la policía tanto locales como federales son víctimas de los atentados.

 

Las últimas cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), con corte al 30 de noviembre de 2018, refieren que en la entidad sureña hubo 2 mil 288 muertos 8 por homicidio doloso; mientras que en su totalidad, 2016 tuvo un registro de 2 mil 213 casos denunciados ante las procuradurías generales de justicia y fiscalías generales de las entidades federativas o ante la Fiscalía General de la República.

De esta forma, durante 2018, se habrían registrado aproximadamente 208 asesinatos intencionales al mes, un promedio de 52 a la semana y 7.4 diarios, con base en las cifras oficiales.

En 2017, el mes con más homicidios dolosos en la entidad fue julio, con 250; lo mismo que en 2016, cuando en dicho mes se tuvo la cifra más alta con 215 casos.

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan lanzó una acción urgente por los hechos registrados el fin de semana en Acapulco, pues acusó que se encontraban detenidos e incomunicados más de 30 miembros de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias – Policía Comunitaria (CRAC-PC) de La Concepción y que tres de ellos habían sido “ejecutados”.

A decir de la organización, los comunitarios fueron emboscados por personas desconocidas cuando realizaban rondines de seguridad para resguardar un baile, dejando un saldo de dos policías comunitarios asesinados y seis miembros del grupo agresor.

El gobierno del estado de Guerrero montó un operativo de más de 100 elementos de fuerzas de seguridad conformado por policías ministeriales y estatales, así como por el Ejército para realizar el levantamiento de los cuerpos e iniciar las primeras diligencias.

Acapulco registró 834 muertes violentas, el segundo lugar en 2018, y concluyó ese año con 18.7%, casi una quinta parte de sus habitantes, viviendo en hacinamiento.

En el que también es uno de los principales centros turísticos del país, 8.9% de la población vive en pisos de tierra, 6.6%  con techos endebles, 11.4% sin agua potable entubada y 9.9% sin drenaje.

Chilpancingo, la capital del estado, es el número 10 en la lista de municipios con más asesinatos en año pasado con un total de 260. Aquí, también una quinta parte de la población, 19.1% padece hacinamiento, de acuerdo con cifras de la Sedesol.

En este municipio guerrerense 14.7% de los habitantes vive en casa con piso de tierra, 5.4% bajo techos endebles, 19.3% no tiene agua entubada y 12.6% carecen de drenaje.

Chilapa, con 177 muertes violentas, ocupó el lugar 20 en lista por esos delitos cometidos en 2017; mientras que en el reporte se establece que 28.2% de sus habitantes vive en hacinamiento, y el mismo porcentaje no tiene agua potable entubada.

En este municipio, que destacó por el incremento de la violencia por la rivalidad entre los grupos de Los Ardillos y Los Rojos por las rutas de la amapola, 40% de sus habitantes no cuentan con drenaje y 72% de las personas que queman leña para cocinar no tienen chimenea en sus casas.

En casas con pisos de tierra vive 16.6% de los chilapeños, y 8.1% lo hace en casas con muros de material endeble.

 


Fuente: Enfoque Informativo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *