Más de mil 600 desplazados y 400 escuelas cerradas en la Sierra por la violencia

No existe la seguridad para que maestros se trasladen a las escuelas de la zona, dicen autoridades educativas

Habitantes de la sierra de Leonardo Bravo, desplazados por la violencia, enfrentaron a la delegada regional del gobierno de Héctor Astudillo Flores y le dijeron que no quieren más colchonetas y despensas, quieren garantías de seguridad para regresar a sus hogares.

“Ya no queremos colchonetas y despensas, queremos paz, queremos regresar a nuestra casa; se están metiendo a robar, queremos garantías de seguridad”.

Ayer a las 14:00 horas, la funcionaria estatal Norma Yolanda Armenta llegó al poblado de Chichihualco, se entrevistó con el edil Ismael Cástulo Guzmán y dijo que le traía apoyos para la gente desplazada, por instrucciones del gobernador Héctor Astudillo Flores.

Al momento bajaron colchonetas, cobijas y despensas, siendo entregadas a los pobladores, quienes de inmediato empezaron a reclamar por qué no estaban actuando y les brindaban seguridad en sus comunidades.

“Hace dos meses alertamos sobre la situación y pedimos apoyo del Gobernador; no, nos hicieron caso y hoy están las consecuencias, ya nos corrieron de nuestras casas”, dijeron dos mujeres que enfrentaron a la funcionaria.

También le dijeron que tienen reportes de que los supuestos comunitarios entraron a saquear sus viviendas, por lo que pidieron la intervención de manera inmediata de las autoridades.

“Ya no queremos despensas, colchonetas y cobijas, queremos regresar a nuestra casa la retamos que venga a dormir con sus hijos aquí, al piso, para que vea qué se siente; ya no nos engañen, queremos garantías de seguridad y regresar a nuestra casa”, expresaron las señoras.

Por último mencionaron que si no hay respuesta de la autoridad, van a subir a sus hogares y de todo lo que pueda ocurrir, responsabilizan a las autoridades, esto por negarles la ayuda. En el refugio temporal además del apoyo por parte de las autoridades, ciudadanos han llevado ropa usada, siendo acaparada en su mayoría por niños, quienes escogen la ropa a su medida.

Una vez más suspenden clases por la violencia

Autoridades educativas del estado reconocieron que no existen las condiciones de seguridad para que 644 maestros se trasladen a las escuelas de la zona de la sierra, donde nuevamente se interrumpió el ciclo escolar a consecuencia de un conflicto armado entre grupos de la delincuencia y presuntos policías ciudadanos.

El delegado de los Servicios Educativos en la zona Centro, Alfredo Bello Salmerón, confirmó que el lunes pasado se suspendió el arribo de seis autobuses con 270 maestros que impartirían clases en escuelas de alrededor de 400 comunidades serranas.

Por lo que reporteros de diferentes medios de comunicación se trasladaron a la comunidad de Filo de Caballos, del municipio de Leonardo Bravo -Chichihualco- y confirmaron que en un enfrentamiento de cuatro horas ocurrido el domingo, se contabilizaron al menos siete muertos, 17 heridos a balazos y una decena de casas baleadas durante un enfrentamiento entre un grupo de la delincuencia arraigado en el municipio de Heliodoro Castillo -Tlacotepec- y supuestos policías comunitarios. Bello Salmerón dijo que el traslado de los maestrosse suspendió por las “condiciones” que imperan en la sierra.

 


 

Fuente: Novedades Acapulco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *