Huachicoleros incrementan cerca de 50% sus tomas clandestinas

Durante los primeros seis meses de 2018 Petróleos Méxicanos (Pemex) detectó más de 7 mil tomas clandestinas a sus ductos.

Durante los primeros seis meses de 2018 Petróleos Méxicanos (Pemex) detectó más de 7 mil tomas clandestinas a sus ductos, lo que representa más de 2 mil que las encontradas en el mismo periodo de 2017. Con ello, de acuerdo a un informe de la petrolera, el huachicoleo o robo de combustible incrementó 49.5 por ciento en este periodo. Los huachicoleros realizaron en promedio 41.9 perforaciones ilegales por día a lo largo de los 17 mil kilómetros de ductos que transportan todo tipo de hidrocarburos, fundamentalmente, gasolinas y diésel. En los primeros seis meses de 2017 ejecutaron 28 tomas clandestinas al día. A ese ritmo de perforaciones que realizan los grupos criminales es posible esperar que al cierre de este año el número de tomas clandestinas a lo largo del país superen las 15 mil, cifra sin precedente.

 

Quienes sustraen petrolíferos de la red de ductos de Pemex se mueven y concentran en los mismos estados desde hace dos años.

En 2017, se centralizaron en la infraestructura que tiene la petrolera, por el mayor número de perforaciones ilegales, en Guanajuato, que registró mil 852; Puebla, con mil 443; Tamaulipas, con mil 100; Hidalgo, con mil 64; Veracruz, con mil 12, y Estado de México, con 976. En lo que va del año, la lista negra la encabeza Puebla, con mil 175; seguida por Hidalgo, con 909; Veracruz, con 844; Guanajuato, con 865; Jalisco, —que ahora aparece en los primeros lugares— con 758, y Estado de México, con 731. El problema es creciente en localidades como la Ciudad de México, en donde el número de tomas ilegales en la primera mitad de este año llegó a 78, frente a las 28 registradas en el mismo periodo del año pasado, un crecimiento de 178%. El director de Pemex, Carlos Treviño Medina, ha reconocido que este problema le representa a la petrolera una pérdida de 30 mil millones de pesos anuales por concepto de robo de combustible a sus ductos.

 

 


Fuente: Bajo Palabra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *