La clínica ‘Marie Stopes’ no puede operar porque Código Penal de Guerrero lo prohíbe: Salud

El secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos, informó que la clínica de la organización internacional ‘Marie Stopes’, cuyos servicios van enfocados a la planificación familiar y a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), no tiene permisos para funcionar en el estado de Guerrero, porque el Código Penal local prohíbe la práctica de abortos.
Entrevistado al término de un evento en palacio de gobierno, el funcionario subrayó que ninguna clínica puede estar autorizada para fungir como enlace entre mujeres que deseen interrumpir su embarazo con instituciones que presten estos servicios, aunque se encuentren en regiones donde el aborto esté legalizado.
“No estamos autorizando esta clínica, porque ha habido declaraciones de ser un enlace para llevar a mujeres que quieran la interrupción de su embarazo a la Ciudad de México; entonces, eso también no está contemplado en la ley aquí en el estado de Guerrero y debemos de ser respetuosos, nada más”, dijo el funcionario.
Dijo desconocer si la organización cuenta con alguna página de internet en la que aparezcan los precios de los servicios de planificación familiar con diversos métodos anticonceptivos, además de la Interrupción Legal del Embarazo.
“Pero de acuerdo al letrero, de acuerdo a las declaraciones de la propia presidenta de esta organización, así lo declara como este enlace”, insistió.
Carlos de la Peña afirmó que la clínica ‘Marie Stopes’ no cuenta con permisos de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Guerrero (COPRISEG) para operar en Chilpancingo, “y se deben de respetar las leyes en el estado, y la Cofepris nacional respeta las determinaciones que aquí en el estado se hagan al respecto”.
Un reportero le preguntó si es ilegal el funcionamiento de la clínica de ‘Marie Stopes’ en Chilpancingo.
“Hasta ahorita, sí”, respondió el secretario de Salud.
Se le comentó que activistas del denominado grupo de “Las 100 mujeres” señalaron que la clínica únicamente busca garantizar la interrupción del embarazo en mujeres que hayan sido víctimas de violación sexual, y que la Norma Oficial Mexicana 046 lo permite pero que en Guerrero no se aplica.
Carlos de la Peña respondió que en Guerrero sí se respeta la NOM 046, pero la interrupción del embarazo tiene que ser una denuncia previa ante el Ministerio Público, y esa instancia determina si procede la práctica de un aborto y entonces le indica lo correspondiente a la Secretaría de Salud.
Sin embargo, reiteró que la clínica no puede comenzar a prestar servicios si no cuenta con los permisos correspondientes que tendría que autorizarle el Gobierno de Guerrero a través de la Secretaría de Salud, y que en caso de que comenzara a operar, sería clausurada.
Subrayó que la ley tampoco permite a ninguna clínica funcionar como enlace entre mujeres que vivan en Guerrero y que quieran contratar la interrupción del embarazo en regiones donde esté legalmente permitido, como la Ciudad de México.
“No lo permite la ley en el estado de Guerrero”, afirmó; dijo que mientras no se reforme el Código Penal del Estado no se pueden establecer clínicas de este tipo.

 

 


Fuente: El Sol de Chilpancingo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *