Confirman que los refrescos detonan síndrome metabólico

Obesidad central, presión arterial alta, aumento de triglicéridos en la sangre, colesterol aumentado, secreción excesiva de insulina y resistencia a esta hormona e intolerancia a la glucosa, son algunas de las consecuencias de las bebidas azucaradas. Con la presencia de tres de ellos se considera que una persona padece síndrome metabólico (SM). Tomar de manera regular bebidas dulces genera grasa abdominal y promueve el desarrollo del síndrome metabólico (SM), que se puede definir como una serie de signos que aumentan la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo dos y algunos tipos de cáncer. Luego de años de investigación en el Departamento de Neurociencias Cognitivas de la División de Neurociencias, del Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la UNAM, universitarios determinaron que las bebidas azucaradas detonan el SM, remarcó Marcia Hiriart Urdanivia. “Para saber sus efectos y secuelas desarrollamos un modelo con ratas: les dimos una bebida similar al jugo o refresco, con sacarosa al 20 por ciento. La sacarosa, que es el azúcar blanca de mesa, está formada por glucosa y fructuosa. Los resultados: después de dos meses de ingerir esta bebida aumenta su grasa abdominal, los triglicéridos, insulina, la resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa”, subrayó. El crecimiento de la grasa abdominal origina mediadores químicos llamados adipocinas, y atrae glóbulos blancos que producen citocinas; estos procesos son percibidos por el organismo como una inflamación. “Caracterizamos el síndrome metabólico en los animales para averiguar qué le pasa a las células que generan insulina en este medio interno (la insulina se produce exclusivamente en los islotes del páncreas), cuando las células beta son estimuladas después de la comida, cuando aumentan los nutrientes en la sangre, especialmente la glucosa. Otros estimulantes de la secreción son algunas hormonas, citocinas y adipocinas”, explicó. “Pretendemos saber qué ocurre con las células beta en la inflamación crónica, porque la diabetes tipo dos aparece cuando esas células han sido estimuladas en exceso durante mucho tiempo y se agotan, y ya no son capaces de producir suficiente insulina para mantener la concentración de glucosa en niveles normales”, remarcó. La investigadora recordó que cerca del 40 por ciento de la población mundial tiene sobrepeso u obesidad y es sedentaria; de este segmento, una proporción considerable sufre también SM. “Lo más importante es que el síndrome metabólico se puede revertir si hacemos ejercicio y mantenemos una dieta adecuada, evitando así que se desarrolle diabetes tipo dos, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer”.

 


Fuente: Guerrero Quadratín

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *