Encaran y retienen a agentes de PGR en torpe operativo

Comerciantes del Centro de Chilpancingo retuvieron durante más de dos horas a agentes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), de la Procuraduría General de la República (PGR), luego de que estos catearon varios negocios y detuvieron a siete personas.

Elementos de la dependencia federal realizaron cateos en varios negocios ubicados en las calles 16 de Septiembre, Francisco I. Madero, Andador Emiliano Zapata y Cristóbal Colón, donde además de decomisar mercancía detuvieron a dos hombres y cinco mujeres.

Decenas de comerciantes se unieron y encararon a los elementos de la PGR, pero justo en el momento en que éstos se retiraban, se enteraron que había personas detenidas y lograron frenar el avance de una patrulla de la Policía Municipal, así como una camioneta de la dependencia federal donde viajaban tres personas.

Los inconformes rodearon los vehículos y los mantuvieron retenidos durante más de dos horas en medio de gritos y reclamos, incluso le fueron ponchadas las dos llantas traseras a una de las unidades, y advirtieron que no los liberarían hasta que los detenidos fueran liberados y la mercancía decomisada les fuera devuelta.

El primero en encarar a los agentes de PGR fue el empresario Roberto Castañón, a quien pretendieron quitarle su mercancía, que consiste en bolsas y objetos para regalos, sin mostrarle la orden de cateo, pero de inmediato arribaron su abogado y contador e impidieron el cateo.

Dijo ante los medios que no permitiría un nuevo cateo a su negocio, porque en una ocasión anterior le quitaron alrededor de 300 mil pesos en mercancía y detuvieron durante tres días a su hijo, quien tuvo que pagar una fianza de 90 mil pesos para quedar libre.

Otros comerciantes calificaron los cateos como ilegales y abusivos, porque mientras cientos de personas buscan como ganarse la vida honradamente, las autoridades sólo están pensando como “joder”.

Expusieron que la economía de Chilpancingo y de Guerrero está por los suelos debido a los desastres naturales, la inseguridad, la corrupción en los gobiernos, ahora vienen a quitarle su fuente de empleo a decenas de personas de bajos recursos.

Hasta el lugar tuvo que acudir el delegado de la PGR en Guerrero, José Juan Monroy, y el secretario de Seguridad Pública de Chilpancingo, Esteban Espinoza, para dialogar con los inconformes, quienes pidieron la libertad de los detenidos a cambio de liberar a los agentes.

Al aumentar la tensión, y tras amagar con agredir a los federales retenidos, las autoridades no tuvieron más opción que liberar a los detenidos e intercambiarlos por sus compañeros, dos horas después, con la advertencia de los comerciantes que no permitirán más abusos o cateos de la PGR.

 

 

 

 

 

 


Fuente: API.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *