Aíslan a familias por no pagar cena de graduación; Cdheqroo abre queja por discriminación

La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo) inició la queja de oficio “por la presunta discriminación” ante la colocación de una barrera entre familias que pagaron la cena y las que no, en cena de graduación del Colegio de Bachilleres Plantel Cozumel.

La Cdheqroo también dio vista de queja al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), por tratarse de una empresa privada involucrada en el hecho.

El ombudsman del estado, Harley Sosa Guillén, indicó que la Cdheqroo conoció de la denuncia en redes sociales sobre la separación de algunos estudiantes y sus familiares, del Colegio de Bachilleres Plantel Cozumel,
mediante una barrera que separó de quienes realizaron o no el pago de la cena en la ceremonia de graduación.

Sosa Guillén indicó que, de acuerdo a los primeros datos recabados por este organismo, se ha señalado que fue una empresa privada la que organizó el evento de ceremonia de graduación y quien estuvo a cargo de hacer la distinción mediante brazaletes para quienes sí pagaron la cena y los que no.

El ombudsman acotó: “Al tratarse de una ceremonia del Colegio de Bachilleres para la entrega de certificados para las y los integrantes de la generación 2014-2017 de ese plantel, y por lo tanto un evento protocolario público, se presume la responsabilidad de autoridades de ese plantel por incurrir en actos que se presumen discriminatorios”.

En la investigación, precisó, se va constatar la información recabada, por lo que es necesario que este grupo de estudiantes y sus familiares acudan a la Visitaduría Adjunta en Cozumel, para que ratifiquen la queja y se puedan obtener más elementos para la resolución que corresponda.

Al mismo tiempo, la Cdheqroo emitió una medida cautelar derivada de este caso con número de expediente VA/COZ/065/06/2017, con el fin de solicitar a la Dirección General del Colegio de Bachilleres que se prevengan actos discriminatorios en eventos que se realicen con motivo de las ceremonias de graduación, para la entrega de estos documentos oficiales.

Sosa Guillén comentó que la sociedad en su conjunto debe ser más consciente de sus acciones, expresiones y conductas para que se evite incurrir en actos que segreguen, excluyan o distingan a personas por su condición económica, social, racial, física o cualquier otro que afecten la dignidad humana.

“No se deben tolerar actos excluyentes en ceremonias de graduación, y mucho menos en eventos que correspondan a institución oficio es de educación pública”, dijo.

 

 


 

Fuente: Revista Proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *