Mueren 2 tras ataque en el mercado central

Ayer por la mañana se suscitó un nuevo ataque en la Nave 3, área de carnicerías, del mercado “Baltasar R. Leyva Mancilla”, que dejó como saldo un muerto y un herido, que posteriormente pereció cuando era atendido en el Hospital General de esta ciudad.

Se dijo que poco después del mediodía, dos jóvenes era perseguidos por al menos tres personas armadas, las cuales les dieron alcance, disparándoles en diferentes ocasiones y dándose a la fuga.

Uno de los jóvenes murió en el lugar, luego de recibir por lo menos 4 balazos en diferentes partes, mientras que el otro, Carlos Valero Zapote, de 19 años de edad, fue trasladado al nosocomio en donde más tarde pereció. Según testigos, dejó a dos niños y a su esposa desamparados.

Cabe señalar que el lugar está supuestamente resguardado por los agentes de la ley, luego que el pasado martes un hombre fue herido a balazos en esa misma Nave, pero tal parecer que ni cuenta se dieron que había sujetos armados rondando por la zona.

Minutos después, elementos policíacos de los tres niveles del gobierno ser trasladaron al lugar solo para asegurarlo, puesto que los criminales hace tiempo que habían escapado.

Paramédicos de la Cruz Roja llegaron al lugar, encontraron a Valero Zapote lesionado, así que le brindaron auxilio y lo trasladaron al hospital general “Doctor Raymundo abarca Alarcón” de esta ciudad, pero por desgracia falleció minutos después.

Elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) hicieron las diligencias de rigor, encontrando y asegurando 10 casquillos percutidos de diferentes calibres.

El cadáver del sujeto, de entre 20 y 30 años de edad, que quedó tirado en un charco de su propia sangre. Vestía pantalón y playera azules, y tenis de color gris claro.

Los prosectores del Servicio Médico Forense (Semefo) llegaron y trasladaron al finado a sus instalaciones, donde sus familiares podrán identificarlo en las próximas horas.

Tras el sangriento acontecimiento se pudo apreciar la indiferencia de las personas que siguieron realizando sus compras, como si nada hubiera pasado. Había algunos curiosos, pero la mayoría de gente y locatarios siguieron sus actividades como si nada hubiera pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *