Gana equipo guerrerense medalla de plata en olimpiada internacional: UAGro

El equipo guerrerense, encabezado por la investigadora de la Uagro Luz Patricia Ávila Caballero, ganó la medalla de plata en la Olimpiada “Golden Climate Intenacional Enviromental”, celebrada en la ciudad de Nairobi, Kenia por su proyecto llamado Ecosil y fueron los únicos representantes mexicanos en el encuentro, donde participaron más de 30 países con trabajos inéditos orientados a la conservación ambiental.

El cuadro guerrerense, conformado por los estudiantes Ibrán Meza Castrejón, del CBTIS 134, y Adrián Valencia González, del CETIS 135, asesorados por Ávila Caballero, también obtuvo el reconocimiento internacional NEMA, que sólo se otorga a los mejores 10 proyectos, por su contribución a reducir el impacto negativo al medio ambiente.

Consultada vía telefónica desde el país africano, Ávila Caballero, quien es catedrática de la Facultad de Ciencias Químicas, en la carrera de Biología, aseguró que gracias a este proyecto, la comunidad científica internacional reconoce a México y al estado de Guerrero “por sus avances, ganas y deseos de impulsar proyectos de investigación con alto impacto ambiental”.

“Participaron 98 proyectos de 30 países y fuimos los únicos representantes de México; nuestro proyecto también fue reconocido con la mención de Proyecto Concluido NEMA, como una buena propuesta para mejorar las condiciones ambientales”, declaró.

La investigadora de la Uagro dijo que este logro sirve no sólo para motivar a los jóvenes en la investigación, “sirve para que en nuestro estado de Guerrero no se hable solamente de condiciones de violencia, para mostrarle al mundo que también aquí hay oportunidades de desarrollo para los jóvenes e investigadores y que en la Uagro existen condiciones para hacerlo”.

El proyecto Ecosil

Ecosil es un pegamento que no contiene sustancias químicas, creado con ingredientes naturales biodegradables, que no provocan daños al subsuelo, al agua o al aire, ya que su componente base es extraído de la planta Bourreria purpusii, o sasanil, como es conocida comúnmente.

Ávila Caballero detalló que este proyecto surgió hace 2 años como iniciativa de los jóvenes Adrián e Ibrán, con un pegamento capaz de soportar 500 gramos, pero que en la actualidad desarrollaron un pegamento orgánico con capacidad de pegar madera y soportar hasta siete kilos.

También señaló que el sasanil es un árbol que el estado de Guerrero tiene la capacidad de producir principalmente en las regiones Costa Grande y La Montaña y tras haber realizado un estudio de factibilidad, determinaron que esta planta tiene capacidad para germinar en un 90 por ciento, por lo cual, hay condiciones para su extracción.

“Consideramos que este es un proyecto bueno y muy acertado porque utiliza frutos que produce el estado, es un producto biodegradable, no contamina, a diferencia de los pegamentos comerciales”, informó.

Al finalizar, la investigadora universitaria concluyó que si este un producto es impulsado puede ayudar a detonar la economía de manera local y regional: “Si se llegará adaptar a un gran proyecto, hay posibilidades porque tiene muchas ventajas, ayudaría sin lugar a dudas a que la economía estatal crezca porque generaría una gran cantidad de empleos”, concluyó.

 

 

 

 

 


Fuente: Bajo Palabra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *