Empresarios solicitarán al Congreso la revocación de mandato de Marco Leyva

Siguiendo los cauces administrativos y legales, representantes de cámaras patronales y organizaciones civiles anunciaron que solicitarán al Congreso local que llame al alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva (MAL), para que en un acto de reflexión, solicite licencia al cargo edilicio, por su “incapacidad para atender los graves problemas que aquejan al municipio, en especial la inseguridad”.

Esto lo dijo el dirigente de la Cámara Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), Adrián Alarcón Ríos, durante una conferencia de prensa ofrecida tras haber plantado el alcalde a los representantes de las distintas cámaras, quienes sostendrían una reunión para tratar el tema de la inseguridad, y en la que estarían presentes altos mandos del Ejército.

“Si tiene dignidad, que renuncie”, espetaron los líderes empresariales, al tiempo que advirtieron que no cejarán en su empeño de que se le aplique un juicio político en el Congreso por su falta de compromiso social y voluntad política no sólo en el tema de la inseguridad, sino ante los múltiples problemas de la capital.

Se suma el obispo a la exigencia de seguridad:

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, aceptó sumarse a la convocatoria de las cámaras patronales, organizaciones sociales y civiles que demandan a las autoridades una mayor seguridad para Chilpancingo.

El obispo les expresó, dijo Alarcón Ríos, que “tiene toda la voluntad y toda la responsabilidad social para estar con quienes desean un Chilpancingo seguro”.

La visita al obispo Rangel Mendoza la realizaron dirigentes de las distintas cámaras patronales –COPARMEX, CANACO, CANIRAC y CANACINTRA- junto con organizaciones sociales y civiles el pasado lunes en las oficinas de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, donde el prelado les externó que “sin lugar a dudas” se sumará a la exigencia de seguridad para los capitalinos.

“El obispo Salvador Rangel ha dado ejemplo de gallardía con sus posturas en contra de funcionarios de gobierno, en el sentido de que presuntamente están involucrados con el crimen organizado, y nos dijo que tiene toda la voluntad y toda la responsabilidad social para estar con nosotros de ahora en adelante”, sostuvo el líder de la Coparmex.

Lamentó que a Rangel Mendoza le duela más, sin ser guerrerense, el dolor que sufre la sociedad de Chilpancingo, que a las propias autoridades.

Dijo por último que el obispo recalcó que no encabezaría el grupo, pero “estará en cada convocatoria que hagamos”.

 

 

 

 


Fuente: Diario de Guerrero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *