Chilpancingo, sumido en un caos histórico

El dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Adrián Alarcón Ríos, aseguró que Chilpancingo nunca había estado en una situación caótica como la que enfrenta actualmente, a causa de la inseguridad y violencia, y el déficit en servicios públicos básicos.

“Es una situación tan difícil, recordamos muchas administraciones, la verdad es que no encontramos ningún referente siquiera para decir, porque hay problemas de diferentes índoles, de inseguridad, de dotación de servicios, del agua, de la basura, del alumbrado”, expresó en entrevista radiofónica.

Sobre el cierre definitivo del restaurante La Mansión, en Chilpancingo, Alarcón Ríos dijo que es un asunto preocupante porque representa la pérdida de al menos 30 empleos directos, y atribuyó esa decisión de los empresarios a la inseguridad que se ha vuelto insostenible en la capital de Guerrero.

Aseguró que “tenemos comunicación directa con algunos de los representantes de este restaurante y la causa principal (del cierre) es la inseguridad”, y recordó que hace apenas unos días se suicidó el gerente de ese restaurante, presuntamente a causa de las amenazas de los grupos criminales, además que los delincuentes comenzaron a vigilar el establecimiento.

“Son más de 30 familias que comparten empleos directos e indirectos que no van a tener el sustento ya para mantener su hogar y a sus familias; es algo la verdad que nos tiene muy preocupados, pues no hay para cuando termine esta situación de la economía que no repunta y la inseguridad que no para”.

Dijo que “el asunto de inseguridad está rebasando todos los límites” y señaló que en el bimestre enero-febrero cerraron de manera definitiva 25 negocios en la capital.

Además, alertó sobre el repunte de los secuestros contra empresarios o sus familiares, y lamentó que el alcalde Marco Antonio Leyva Mena no asuma su responsabilidad como autoridad a fin de garantizar condiciones para una economía local sana.

Explicó que “sabemos que cada instancia de gobierno tiene sus propias responsabilidades, pero la primera es la prevención y con tan pocos elementos con los que cuenta la policía municipal, no más de 120, imagínate para atender más de 600 colonias en Chilpancingo, más de 300 mil habitantes, la verdad no ayuda para nada”.

Alarcón Ríos consideró que el resultado de esta situación son los crímenes que están imparables, el cierre de negocios, desempleo, pobreza, “estamos muy mal en Chilpancingo y estamos ubicados en las tres ciudades con menos calidad de vida de México, es decir, Chilpancingo es de las ciudades menos aptas para vivir”.

Señaló que la Coparmex tenía otras expectativas del alcalde Leyva Mena cuando estaba en campaña, pero hoy “desgraciadamente, ha sido una decepción”.

Le sugirió realizar cambios en su gabinete con el fin de buscar que se mejore la situación que afecta a Chilpancingo.

“Creo que es momento de que la sociedad, de que el Cabildo de Chilpancingo, alcemos la voz más fuerte y empecemos a organizarnos para ver qué medidas tomamos, porque la verdad ya se vuelve insostenible la vida en la capital de Guerrero”, manifestó el dirigente empresarial.

Alarcón Ríos respaldó las críticas que vecinos de diferentes colonias han hecho contra el programa “Vecino Vigilante”, que el presidente municipal ha promovido como estrategia estrella de su plan de seguridad pública en materia de prevención del delito.

“Es un proyecto que ahí está en algunos lugares, en algunas colonias medio funcionó, porque no es más que una bocina que le presionan un botón y que los vecinos tienen otro instrumento y se avisa a la policía; estuve en un simulacro y lo vimos funcionando, pero el punto es que cuando se activa la alarma, ¿con cuántos elementos se tiene la reacción inmediata para acudir al auxilio?”, cuestionó.

“El punto –agregó— es que no hay capacidad de reacción porque se tienen 120 elementos policiacos y sabemos que se han hecho convocatorias para ampliar estos números, pero ¿quién en su sano juicio quiere ser policía en Chilpancingo? De entrada, están mal pagados, por cierto no sabemos a dónde se destinaron más de 27 millones de pesos que fueron autorizados en 2016 para seguridad pública, para la prevención”, argumentó.

Criticó la falta de planeación en las acciones del gobierno municipal. “No hay proyecto, no hay una planeación, no hay una organización que tenga la administración municipal y ahí están los resultados de alta inseguridad, problemas de los servicios básicos, como recolección de basura, como alumbrado, y nos tiene a todos los ciudadanos indefensos y desesperados”.

Reiteró que todos los asuntos relacionados con la atención a la problemática social en Chilpancingo, principalmente en el tema de inseguridad, los abordarán con el gobierno estatal, porque ya no confían en el gobierno de Antonio Leyva.

“Afortunadamente nos ha escuchado el gobernador Astudillo, y hemos dejado de creer en el alcalde, porque no nos da resultados, ha habido platicas con él, no sostiene su palabra, no cumple compromisos de nada, no sabemos que hacer ya, hace tiempo que ni nos busca ni lo buscamos, porque nada más perdemos el tiempo, no hay seguimiento a lo acordado, a los reclamos que hay de la sociedad y de esa manera es difícil transitar”, explicó.

Dijo que Chilpancingo nunca había estado en una situación caótica como la que enfrenta actualmente.

“Definitivamente es una situación tan difícil, recordamos muchas administraciones, la verdad es que no encontramos ningún referente siquiera para decir, porque hay problemas de diferentes índoles, de inseguridad, de dotación de servicios, del agua, de la basura, del alumbrado, prácticamente nos llueve sobre mojado”.

 

 

 

 

 


Fuente: El Sol de Chilpancingo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *