Cierran padres una primaria en Xaltianguis, Acapulco; una alumna metió una pistola, acusan

Padres de familia de la primaria 1 de Mayo, de la comunidad Xaltianguis, cerraron el plantel para exigir a la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) una investigación sobre el hecho de que una de las alumnas de tercer año introdujo una pistola a la escuela y con ella amenazó a tres de sus compañeros; también exigen filtros para ingresar a la escuela.

En otras de sus demandas exigieron la salida del enlace de la dirección que nombró la supervisión escolar, luego de que el que tenían se jubiló, pues quieren un director con clave. Los padres acusaron al encargado de la dirección de que éste no dio respuesta a los hechos de la pistola en la escuela.

Los padres manifestaron que al lugar acudieron los policías comunitarios, pero que las autoridades educativas no les mostraron el arma en el momento y que después fue cuando llevaron un arma de juguete, por lo que ellos se quedaron con la duda y que es una situación preocupante.

Agregaron que los niños que fueron amenazados se asustaron y lloraron, que la alumna que traía el arma es hija de una secretaria de la escuela, por lo que sospechan que por eso están cubriendo los hechos por parte de las autoridades.

Mientras que el delegado de los Servicios Educativos de la Región Acapulco-Coyuca de Benítez de la SEG, Alfredo Miranda Vergara, informó que se acordó con los padres llevar a cabo una investigación sobre la supuesta arma que tenía la alumna del plantel. Que se acordó con los inconformes reanudar clases este viernes y que la próxima semana le darán una respuesta sobre el director con clave que piden, porque se tiene que ver el asunto con el área central.

Miranda Vergara comentó que recibieron una denuncia de padres de familia, de que estaban inconformes porque una alumna de la escuela llevó un arma de fuego y que amenazó a los alumnos, que por ello algunos padres de familia cerraron la escuela.

Que a la escuela acudió el jurídico de los servicios educativos y que ahí le informaron de la situación, que aunque unos padres manifestaron que era de verdad el arma, otros dijeron que era de juguete; incluso las mismos directivos dijeron que era un juguete. Señaló el funcionario que se acordó con los padres inconformes, alrededor de veinte, “llevar a cabo una investigación para ver está situación y en su caso deslindar alguna responsabilidad”.

 

 

 

 

 

 


Fuente: El Sur.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *