“Sería muy complicado gobernar” sin el Ejército y la Marina, asegura Astudillo

En la ceremonia con motivo del 104 aniversario de la creación del Ejército mexicano, el gobernador Héctor Astudillo Flores reconoció que sin la presencia del Ejército y de la Marina Armada de México, “sería muy complicado gobernar Guerrero”, y que el trabajo que realizan las dos instituciones ha sido fundamental para garantizar la estabilidad en la entidad.

Por su parte, el comandante de la Novena Región Militar, Germán Javier Jiménez Mendoza, dijo que la adversidad que se presenta en diversos escenarios a lo largo del país, no los amedrenta y que van a continuar cumpliendo “a cabalidad” las misiones constitucionales y en la ley orgánica, “para contribuir con la estabilidad de México, observando siempre el irrestricto respeto a los derechos humanos”.

La ceremonia se realizó en las instalaciones del Sexto Batallón de Ingenieros de Combate, ubicadas frente a la 35 Zona Militar, en donde se ofreció un desayuno a unos 200 militares.

En un breve discurso, el gobernador Astudillo Flores dijo que el Ejército es un “aliado del pueblo”, y reconoció de las fuerzas armadas su “valor en la lucha contra la delincuencia”.

El gobernante expresó que en las tareas que les ha tocado realizar, los militares son un “ejemplo de lealtad y valentía”.

Añadió que en estas circunstancias el Ejército “es un factor importante en Guerrero para que el gobierno realice su trabajo con normalidad”.

Para cerrar su discurso Astudillo Flores sentenció que el Ejército “tiene más cosas positivas que cualquier descalificación que se le pueda hacer”, en referencia a recientes señalamientos de organizaciones no gubernamentales que rechazan que la Cámara de Senadores apruebe la Ley de Seguridad Interior que reclaman los militares, porque aducen que ello traerá solamente más violaciones a derechos humanos.

Antes del discurso del gobernador, el comandante de la Novena Región Militar, Javier Jiménez Mendoza, dijo que los soldados asumen con responsabilidad lo que las leyes y el honor les imponen.

“La adversidad que se presenta en diversos escenarios a lo largo del país no nos amedrenta, habremos de continuar cumpliendo a cabalidad las misiones constitucionales establecidas en la ley suprema de la nación y lo que nos impone nuestra ley orgánica, para contribuir con la estabilidad de México como estado libre y soberano, observando siempre el irrestricto respeto a los derechos humanos”, dijo.

El discurso del general Jiménez Mendoza fue el mismo que se leyó en todas las ceremonias con motivo del Día del Ejército en el país.

Expresó que el instituto armado cumple con su deber constitucional defendiendo la integridad, la independencia, la soberanía de la nación y garantizando la seguridad interior, mediante actividades de apoyo a la seguridad pública, “coadyuvantes para el logro del bienestar colectivo del pueblo de México, mismo que le reconoce a nuestra institución su actuación brindándonos su confianza”.

Agregó que la participación de la institución militar en diversos capítulos de la vida nacional “es de convicción patriótica, conservando la institucionalidad y la realdad, baluarte que identifican a todos los militares durante el cumplimiento de las misiones que nos son encomendadas”.

Agregó que la moral del Ejército se encuentra muy alta y en armonía con un solo espíritu de servicio, “ante los retos más complejos que afronta nuestra nación, participando activamente en las causas nacionales, dando un sólido soporte para la viabilidad del país, todo dentro de lo que la ley nos posibilita”.

Siguió: “La estima que nos da la sociedad es de gran significado y nos vigoriza para mantenernos con paso firme y con la frente enaltecida”.

Luego advirtió que las fuerzas armadas seguirán siendo, como hasta hoy, garantes de la integridad, independencia y soberanía, “pero sobre todo de la paz social y de la unidad nacional a la que todos aspiramos”.

Durante la ceremonia, el gobernador y los mandos militares entregaron reconocimientos y obsequios a militares que se han destacado o han enfrentado algún riesgo en el cumplimiento de su trabajo.

Uno de quienes recibió un reconocimiento y una pantalla de manos del gobernador, fue Honorio Aguilar Rodríguez, con 15 años de servicio y quien resultó herido en un enfrentamiento. El hombre llegó al presídium en una silla de ruedas, auxiliado por su esposa, Sabina Rodríguez Dionisio.

La mujer aprovechó para solicitarle al gobernador Astudillo Flores ayuda económica, pues dijo que lo que recibe de apoyo por parte del Ejército es insuficiente y no le alcanza para sostener a su familia, y que la están pasando muy mal. El gobernador respondió que atendería su petición, pero que le resolverían después.

El presídium estuvo integrado por el gobernador Astudillo Flores; el comandante de la Novena Región Militar, Germán Javier Jiménez Mendoza; el comandante de la Octava Región Naval, Juan Guillermo Fierro Rocha; el comandante de la 35 Zona Militar, José Francisco Terán Valle; la presidenta de la mesa directiva del Congreso local, Magdalena Camacho Díaz; el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Robespierre Robles Hurtado; el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, y el presidente municipal, Marco Antonio Leyva Mena.

Después de la ceremonia, el gobernador Astudillo Flores se trasladó a Puebla, en donde participaría en una reunión con los gobernadores del país y el presidente Enrique Peña Nieto.

Consultado sobre el motivo de la reunión, sólo dijo que “la información que tengo es que habrá una reunión previa con el presidente a las 11 y media, y que se tratarán asuntos relaciones al tema de la gasolina, y entiendo que después tendremos una reunión general para tratar temas de carácter nacional, espero que sean cosas importantes, cosas buenas”.

 

 

 

 

 


Fuente: El Sur.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *