A mediados de mayo iniciará operaciones el Macrotúnel

Aunque la fecha para que se concluyera la obra era el próximo 20 de febrero, ahora será el 27 de marzo y habrá un periodo de prueba de sistemas de seguridad de 45 días, informa el subdirector del organismo, Eduardo Iglesias Aragón. “Se encontró material de baja calidad dentro del túnel y algunos derrumbes”, explica

Mariana Labastida

Más de lo programado se tardará en ponerse en funcionamiento el Macrotúnel, que se prevé que inicie operaciones a mediados de mayo, informó el subdirector de la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (CICAEG), Eduardo Iglesias Aragón.

La obra civil, que se tenía planeado que se concluyera el próximo 20 de febrero, ahora se entregará el 27 de marzo y se darán 45 días de prueba, por lo que inicará funciones a mediados de mayo.

Para la segunda etapa, que es el viaducto elevado Cayaco, no hay fecha de inicio porque aún no se tienen los 800 millones de pesos que se requieren para la obra.

En un recorrido en mayo del año pasado con el gobernador Héctor Astudillo Flores, se informó que la obra del Macrotúnel tenía un avance de 50 por ciento y se anunció que podría iniciar operaciones el 31 de marzo.

De la primera etapa, que incluye el entronque Brisamar y el entronque El Cayaco, se dijo el año pasado que estaría lista el 15 de enero de este año y el primer túnel el 20 de febrero, y se planeaba que iniciara operaciones el 31 de marzo, pero no se han cumplido las fechas.

La segunda etapa, que es el viaducto elevado Cayaco, se planea que esté concluida el 30 de junio pero actualmente no se sabe cuándo se comenzará a hacer porque no se tiene el dinero para el proyecto.

Sin embargo, el subdirector de la CICAEG indicó que la obra del Macrotúnel es “complicada”, por lo que consideró que el tiempo de retraso “no es gravoso” debido a que se estima que sea hasta mediados de mayo cuando entre en operación.

“Se encontraron complicaciones en cuanto a la calidad del material dentro del túnel, se esperaba más sólido y hubo partes donde se encontró material de menor calidad y se presentaron algunos derrumbes, eso fue lo que estuvo retrasando y hay que resaltar que el tipo de obra que es es un récord mundial porque tiene saldo blanco, sin accidentes que lamentar”, explicó.

Indicó que para el próximo 27 de marzo se tiene previsto que la obra civil sea entregada y que después habrá un periodo de prueba de los sistemas de seguridad de 45 días, para que pueden empezar a circular los vehículos de manera constante.

En un recorrido de ayer por El Sur, se observó que la mitad del túnel, entrando por Joyas de Brisamar, se encuentra casi terminada: está colocada la instalación de fibra óptica, la tubería de agua, lámparas de led y sólo falta colocar el último de los ocho ventiladores en los 3.2 kilómetros de largo.

El recubrimiento del techo del túnel ya se terminó y la pavimentación se encuentra a la mitad. En el resto de la vialidad ya está el suelo compactado para la colocación de la estructura metálica y después verter el concreto hidráulico. Una parte sólo tiene pavimento en la mitad de la vía y más adelante no.

En la salida al distribuidor Cayaco se empezó otra parte de la pavimentación para encontrarse en el centro con la que va del otro lado.

De la mitad del túnel hacía la salida al distribuidor Cayaco no se tiene colocada la mayoría de las instalaciones, y los trabajadores ponían las bases para la red de fibra óptica. Allí solamente se pueden ver los ventiladores instalados.

Ya se terminó de meter la tubería de la red del sistema Lomas de Chapultepec que pasa por el Macrotúnel, aunque todavía está expuesta porque no se ha terminado de cubrir la zanja en la salida a Joyas de Brisamar, donde el tubo se conectará a la red que baja actualmente por la avenida Escénica.

En la salida al Cayaco ya están las oficinas administrativas, el cuarto de máquinas y controles del sistema de seguridad, y se colocó la estructura de la caseta donde se cobrará el paso por el Macrotúnel.

El costo todavía no se decide, pero aseguró el funcionario estatal que será similar al del Maxitúnel y se trabajará las 24 horas del día.

Iglesias Aragón agregó que el 27 de marzo los vehículos podrían circular pero no se tendrían probados los sistemas de seguridad, por lo que no sería lo más conveniente.

Recordó que el sistema de seguridad es de los más avanzados en el mundo, entre ellos el sistema de alertas, de incendio, control de dirección de los vehículos y ambiental.

Recordó que el túnel está reforzado, hay una sección de concreto armado y sobre el mismo para proteger la estructura está impermeabilizado, lo que permite la captación de agua.

La segunda etapa del proyecto todavía no tiene fecha de inicio, y se prevé que el dinero que se requiere para la obra se obtengan en unos tres meses para continuar el viaducto Cayaco.

Iglesias Aragón indicó que con los bordos que se hicieron para el proyecto anterior y se tuvieron que quitar porque funcionaban como dique, se gastaron 150 millones de pesos.

Dijo que se invirtieron 50 millones en las obras que solicitó la Secretaría de Marina para resguardar la región naval, debido a que se construyó un distribuidor vial junto a los límites de dicha instalación.

La obra es construida por el consorcio de empresas Impulsora del Desarrollo y Empleo de América Latina (IDEAL), propiedad de Carlos Slim, y la inversión es de 3 mil 744 millones de pesos; el 61 por ciento lo aporta la concesionaria y el 39 por ciento el Fondo Nacional de Infraestructura.

 

 

 

 

 


Fuente: El Sur.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *