Otro enfrentamiento a balazos entre el FUSDEG y la UPOEG

Elementos de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero y se enfrentaron a balazos contra miembros del Frente Unido para la Seguridad y Desarrollo del Estado de Guerrero a balazos por el control de Tierra Colorada, cabecera municipal de Juan R. Escudero, en un nuevo episodio de la ya larga confrontación que prevalece entre ambas organizaciones.

Alrededor de las 7:30 de la mañana de este jueves, elementos del FUSDEG emboscaron a la UPOEG cerca de la Autopista del Sol, a la altura de la comunidad de El Ocotito, lo que generó un ambiente de mucha tensión en la zona, a pesar de que el gobierno desplazó a elementos de la policía estatal supuestamente para controlar la situación.

“Iban saliendo unos compañeros a hacer unos recorridos de prevención del delito y sufrieron una emboscada que no pasó a mayores. Solamente le pegaron (disparos) a una de las tres camionetas, afortunadamente no pasó a mayores”, informó por la mañana el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, en una entrevista exclusiva con El Sol de Chilpancingo.

Alrededor de las 10 de la mañana, el líder de la UPOEG afirmó que la organización buscaría la manera de “evitar más enfrentamientos”.

“No buscamos confrontación. Estamos esperando que nos den el reporte y ver la ruta que vamos a seguir, queremos que se evite algún otro enfrentamiento”, insistió Plácido Valerio.

Sin embargo, el tiroteo que comenzó cerca de las 8 de la mañana se extendió durante hora y media.

Una vez terminado el enfrentamiento, varias camionetas con policías ciudadanos de la UPOEG se ubicaron en el cruce de la carretera federal México-Acapulco con la Autopista del Sol.

Por su parte, los pistoleros del FUSDEG se concentraron en la comandancia que mantiene dicho grupo en el centro de Tierra Colorada.

Algunas camionetas con elementos del FUSDEG realizaron recorridos permanentes para vigilar que la UPOEG no ingresara a esa ciudad.

Sin que ninguna autoridad interviniera a pesar del ambiente de tensión  que había en la zona, como lo confirmó el vocero de seguridad, Roberto Álvarez Heredia, alrededor de las 3:30 de la tarde, las camionetas de la UPOEG se internaron en la carretera federal y comenzaron a avanzar hacia Tierra Colorada.

Los pistoleros del FUSDEG advirtieron esta acción, por lo que dos camionetas avanzaron para cortarles el paso.

En ese momento comenzó el tiroteo entre ambos grupos. La mayoría de los pistoleros del FUSDEG se encontraban ocultos en los cerros cercanos a la carretera federal y desde ahí realizaban los disparos contra los elementos de la UPOEG.

El enfrentamiento armado se extendió durante varios minutos, con algunas pausas en las que no se escucharon detonaciones.

Se tuvo conocimiento que un elemento del FUSDEG cayó abatido a un costado de la carretera federal durante el tiroteo.

A las 4:16 de la tarde, los pistoleros del FUSDEG que se encontraban parapetados en los cerros comenzaron a disparar contra un grupo de 20 periodistas que se encontraban en la carretera federal cubriendo el tiroteo.

Los reporteros se cubrieron de las balas bajo una camioneta Ford Escape con rótulos de la agencia informativa AIG.

El ataque duró poco más de 10 minutos. Durante ese lapso, los comunicadores gritaron “¡somos prensa!” en reiteradas ocasiones y pidieron el cese de los disparos.

En un momento en que los pistoleros dejaron de disparar, los reporteros corrieron sobre la carretera federal con dirección hacia Tierra Colorada, mientras seguían gritando “¡Somos prensa!”.

Sin embargo, una vez más hubo balazos contra los comunicadores. Cuatro disparos de rifle de alto poder impactaron contra la camioneta del reportero Miguel Ángel Rodríguez, quien labora en el periódico Expresión Popular.

Una periodista se lanzó al piso al toparse de frente con un pistolero del FUSDEG que sostenía un arma a la orilla de la carretera. Sin embargo, todos los reporteros salieron ilesos de la agresión, aunque en ningún momento hubo presencia de elementos policiacos.

Minutos después, cerca de 100 habitantes de Tierra Colorada salieron en marcha hacia el entronque que conforman la carretera federal y la Autopista del Sol, con dirección al puerto de Acapulco.

Los manifestantes lanzaban consignas de apoyo al FUSDEG y exigían el repliegue de la UPOEG.

Los policías ciudadanos de la UPOEG se replegaron al observar la llegada de civiles desarmados.

En ese momento, los manifestantes comenzaron a bloquear la Autopista del Sol. Varios llevaban llantas impregnadas con gasolina, las cuales incendiaron para iluminar el lugar y las colocaron a la mitad de esa vía de cuota.

Lo mismo ocurrió en la carretera federal. Otro grupo de miembros del FUSDEG y algunos ciudadanos bloquearon de manera total la carretera en los arcos de entrada a Tierra Colorada, al norte de la comunidad.

La fila de taxis, automóviles particulares y camiones de carga se extendió a lo largo de varios kilómetros en ambas carreteras.

Tres llantas de tractor fueron incendiadas sobre la carretera y sirvieron como barricada para impedir el paso de los vehículos.

De acuerdo con los reportes en redes sociales, los bloqueos se levantaron alrededor de las 9 de la noche.

Vía telefónica el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, informó que dio la orden a la Policía Ciudadana de replegarse para evitar nuevos enfrentamientos.

Dijo que la UPOEG estaba dispuesta a retirarse por completo de la zona con la condición de que la Policía Estatal tome el control de la zona y repliegue también al FUSDEG.

También pidió que el alcalde de Juan R. Escudero sea quien encabece las negociaciones, para que la ciudadanía pueda decidir libremente sobre el esquema de seguridad, sin presiones de ninguno de los grupos de comunitarios.

“Le pedí a mis policías que se replieguen para que la Policía Estatal tome el control. Lo más importante es que a la gente se le permita la libertad de decidir, de reorganizarse libremente sin estar presionados por nadie”, comentó Plácido Valerio.

Sobre la marcha de ciudadanos en respaldo al FUSDEG, señaló que fue un número menor y denunció que ésta fue encabezada por un grupo de regidores que están utilizando el conflicto para chantajear al presidente municipal de Juan R. Escudero, por tratarse de partidos de oposición.

“El cabildo tiene que asumir su papel. El presidente y su cabildo deben de hacer un solo frente para reestablecer la paz en el municipio. Ellos son los primeros responsables y parece que no han entendido cuál es su papel”, sentenció el dirigente de la UPOEG.

Previo, durante y después de los enfrentamientos no hubo presencia de ninguna autoridad. Sin embargo, el vocero Roberto Álvarez Heredia afirmó que había presencia “desde temprano” de elementos de diversas corporaciones policiacas.

La llegada de la Policía Estatal ocurrió cuando comenzaba a oscurecer. A las 10 de la noche, la UPOEG confirmó su repliegue total de Tierra Colorada.

 

 

 

 


Fuente: El Sol de Chilpancingo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *