Rescatan policías a presunto ladrón antes de ser linchado por vecinos de Zacatelco, Tlaxcala

Un hombre que ingresó a una casa presuntamente para robar y que no pudo escapar cuando fue sorprendido por la propietaria del inmueble, estuvo a punto de ser linchado por vecinos de Zacatelco, Tlaxcala.

Tras dos enfrentamientos en los que los pobladores usaron piedras, palos y cohetones, policías municipales y estatales lograron rescatarlo con vida aunque con severas lesiones derivadas de una golpiza.

El presunto delincuente se identificó como Alaín Pérez Sánchez y ante los lugareños aseguró que se dedica a la venta de vehículos, empero su palabra no fue suficiente para salvarse de un intento de linchamiento.

“¡Línchenlo!, ¡Línchenlo!”, exclamaban enardecidos los pobladores.

Según testimonios de los vecinos, la turba inició en la Cuarta Sección de Zacatelco, después de que Pérez Sánchez presumiblemente ingresó a la casa de Leonila Xocóyotl para robar.

La mujer lo sorprendió y solicitó el apoyo de sus vecinos para capturarlo; a empujones lo sacaron de la vivienda y sobre la calle lo golpearon con palos y piedras.

“Uno está sanamente en la casa y estos malditos llegan y se meten, no se vale”, dijo el ama de casa.

Policías Municipales arribaron al lugar para rescatarlo, sin embargo, fueron retenidos por los inconformes cuando ya tenían al sujeto a bordo de una patrulla; entonces lanzaron piedras y cohetones, uno de los explosivos reventó dentro de la unidad.

Ahí se registró un primer enfrentamiento que dejó un civil y un policía herido, así como la patrulla averiada.

Xocóyolt arremetió contra los elementos policiales y contra reporteros, a los primeros los acusó de proteger más a los delincuentes que a las víctimas, y a los segundos de resultar inútiles con publicaciones que nada ayudan a quienes son víctimas de un delito si no se hace justicia.

“La información que publican los periodistas vale madre porque quien debe hacer justicia no lo hace y de qué me sirve que lo publiquen mil veces.

“En lugar de que los policías vinieran a apoyarme no, mejor mandaron a los granaderos a enfrentar a la gente cuando lo que queremos es justicia contra estos malditos pero no, hasta los protegen”, soltó Xocoyotl a punto de las lágrimas.

Golpeado y ensangrentado, los lugareños enardecidos obligaron al detenido a caminar hacia la Presidencia Municipal con el objetivo de exhibirlo ante el resto del pueblo.

“Que la gente lo vea, es un pinche ratero”, señalaban.

Al llegar a la Alcaldía, esperaba un contingente de granaderos adscrito a la Comisión Estatal de Seguridad (CES) para rescatar al supuesto ladrón.

Fue ahí donde se registró un segundo enfrentamiento entre antimotines y pobladores, que dejó dos policías y dos civiles heridos.

Los elementos policiales arremetieron contra los quejosos con gas lacrimógeno y estos a su vez se defendieron con decenas de cohetones y tabiques.

Tras unos minutos de trifulca, los uniformados rescataron al hombre y se lo llevaron a bordo de una patrulla de la Policía Estatal, mientras los quejosos se dispersaban en el lugar molestos porque no les permitieron hacer justicia por su propia mano.

Quedó detenido por robo

La Comisión Estatal de Seguridad (CES) informó que detuvo a Alaín N., de 30 años de edad, acusado por el delito de robo en el Municipio de Zacatelco y lo puso a disposición de las autoridades correspondientes.

En un comunicado de prensa, indicó que policías estatales fueron informados que en la colonia Manantiales, sobre la calle Moctezuma de la Cuarta Sección, pobladores tenían retenido a un sujeto que habían sido sorprendido robando en un domicilio.

Mediante un operativo, consiguieron custodiar al sospechoso y trasladarlo a las instalaciones de la CES para su valoración médica; presentaba contusiones y fue enviado al Hospital General de Tlaxcala.

Queman patrulla en Cuapiaxtla

Los pobladores se manifestaron en la alcaldía de Cuapiaxtla, Tlaxcala, e incendiaron una patrulla tras no localizar a un adolescente supuestamente levantado al salir de su escuela, y que más tarde se supo estaba en casa de un familiar.

 

 

 

 


Fuente: El Sur.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *