Se abre una grieta de 100 metros en Tula del Río, Mártir de Cuilapan, Apango, denuncian vecinos

Habitantes de la comunidad de Tula del Río, municipio de Mártir de Cuilapan, están en riesgo por una grieta, de casi 100 metros de longitud y más de 20 centímetros de ancho, que comenzó a abrirse desde agosto pasado.

Luis Barrera Vicario, habitante de la localidad, informó vía telefónica que la grieta se sigue abriendo y que han comenzado a presentarse deslizamientos de tierra en algunas zonas, por lo que una familia tuvo que abandonar su casa; otra más sigue viviendo en su vivienda, que está por venirse abajo, porque no tiene a donde ir y requiere apoyo del gobierno.

Aseguró que por lo menos otras cinco familias viven cerca de la grieta, pero que necesitan que Protección Civil realice una valoración, para saber realmente cuantas familias deben ser reubicadas.

La localidad de Tula del Río se encuentra en las márgenes del río Balsas en Mezcala.

“Definitivamente es una grieta muy grande”, denunció Barrera Vicario, quien aseguró que la casa donde vive la familia de Valente González Barrera, con ocho integrantes de su familia, ha quedado a unos 5 metros de donde se encuentra la grieta, “y es preocupante, porque puede ocurrir una desgracia”, dijo.

Informó que los mismos vecinos le han pedido a Valente González que desaloje su casa y que se reubique a otro lugar, sin embargo carece de recursos para hacerlo y necesita de la ayuda del gobierno.

Informó que por la apertura de la grieta, que ha ocasionado deslizamientos de tierra, otra familia, la de Lucio de la Cruz, ya desalojó su casa.

Aseguró que el problema es que la abertura sigue creciendo y que no saben cuántas familias más están en riesgo.
Explicó que han avisado del problema al Ayuntamiento, “pero como traen sus broncas, no nos pueden ayudar”, por lo que insistió en la intervención de Protección Civil del estado. Dijo que desconocen cuál es la causa de que la ladera se esté abriendo.

Explicó que la grieta comenzó desde agosto pasado, y que dese entonces le pidieron al comisario, Mateo Avilés, que avisara a las autoridades municipales y de Protección Civil estatal, pero que al parecer no emitió el aviso.

Luis Barrera informó que las familias que se encuentran cerca de la grieta han intentado rellenarla con piedras y tierra, pero queda en falso y se sigue abriendo, incluso que algunos postes de luz se han caído, lo que también resulta riesgoso para las familias, porque hay peligro de que los cables de alta tensión se revienten.

Aseguró que por lo menos hay cinco casas que están en peligro si la grieta sigue abriéndose, como ha venido ocurriendo.

 

 

 

 


Fuente: El Sur.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *