Visita enviado de la ONU la normal de Ayotzinapa

En una visita a la Normal Rural de Ayotzinapa para brindar su respaldo a los padres de los 43 estudiantes desaparecidos, a  los heridos y a los asesinados la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, el representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarad denunció que aún no hay garantías de que todos los responsables de los ataques sean castigados.

Llamó a las autoridades a buscar la verdad, justicia, reparación justa y garantías de no repetición “para superar el clima de impunidad” de las desapariciones en el país.

El funcionario de la ONU, de nacionalidad checa, llegó a las 11 de la mañana a la escuela, sostuvo un encuentro privado con familiares y sus abogados y luego de 2 horas en conferencia expresó, una “profunda simpatía personal e institucional y evidentemente admiración por la determinación de las familias y organizaciones no gubernamentales que los acompañan, porque han conseguido mantener este proceso hasta este momento”.

A casi dos años de los ataques ocurridos en Iguala dijo que comparte el dolor y la frustración de las familias, porque no hay información del paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa, tampoco “tenemos la garantía de que van a ser castigados todos los que tienen responsabilidad criminal en este caso”.

Compartió la demanda y esfuerzos de los padres por encontrar la verdad, la justicia, una justa reparación del daño y garantías de no repetición, de acuerdo con los estándares de Naciones Unidas, y la importancia de contar a la mayor brevedad posible con una ley general sobre la desaparición de personas que recoja la voz de las víctimas.

Aclaró que una ley no va a corregir inmediatamente el problema sobre desapariciones en México, pero es importante que se discuta, y el organismo internacional va a insistir en que la legislación recoja la posición de las familias de personas desaparecidas, “porque hay muchas en la República mexicana, en verdad fue el caso de Ayotzinapa que incrementó la atención pública de la desaparición en otras partes de México”.

Añadió que la ley debe de ser adoptada “lo más rápido posible”, antes de que se apruebe el presupuesto de Egresos de la federación para que se le asigne un financiamiento que la respalde.

Pero señaló que debe de haber cambios en las fiscalías y, en general acciones “para superar el clima de impunidad”.

Del encuentro con los padres mencionó que los familiares de los estudiantes hablaron de la necesidad de apoyo y mayores esfuerzos en la búsqueda de verdad y justicia, “y estamos aquí para velar este esfuerzo junto con el sistema interamericano de la OEA (Organización de Estados Americanos)”.

Confirmó que su presencia en la escuela normal representa el compromiso de apoyar a los familiares “que sufrieron tanto en los hechos, y en los dos años de frustración después”.

Sin embargo añadió que el apoyo no sólo es simbólico. La Oficina del Alto Comisionado tiene comunicación con la procuradora general, Arely Gómez González, y le ha insistido en el seguimiento de las tareas señaladas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), del nuevo mecanismo de seguimiento para el caso Ayotzinapa, y en que se investiguen todas las líneas de investigación del caso.

“Tenemos en este caso los contactos con la procuradora Arely Gómez, cooperación en varias áreas, las autoridades saben que varias áreas de la ONU y de la CIDH insisten en que se investiguen todas las líneas de investigación, y se llegue a establecer con certeza el paradero de 43 y evidente, se establezca la responsabilidad y todos, no sabemos quiénes son… que sí se establezca la responsabilidad de todos”.

Dijo que la Oficina del Alto Comisionado varias veces ha hecho recomendaciones sobre el seguimiento del informe del GIEI, estimó que ya están siendo tomadas en cuenta.

“Como opinión personal hemos visto las últimas semanas algunas indicaciones que ya se están investigando también otras pistas, otras líneas (distintas al basurero de Cocula), me parece también un hecho positivo, evidentemente vamos a esperar, seguir el proceso, que llegue a los resultados esperados, como dijimos de establecer la verdad, garantizar la justicia, la reparación y la no repetición”, agregó.

Las nuevas líneas de investigación son la telefonía celular y la aplicación de tecnologías láser en la búsqueda de desaparecidos, “evidentemente aún no sabemos la realidad y compartimos la frustración de todas las familias porque no está esclarecido el paradero de los 43, (ni) la responsabilidad criminal”.

Señaló también que el sistema internacional tiene autoridades reconocidas como los Relatores Especiales, el Comité de desapariciones forzadas, “ellos son independientes pero la Oficina del Alto Comisionado de la ONU funciona como vínculo entre ellos y la sociedad civil y ellos se pronunciaron varias veces por el caso Ayotzinapa”.

Cubierto de collares de flores de Cempazuchitl el enviado de la ONU recorrió la Normal Rural, visitó el busto del maestro Raúl Isidro Burgos, el segundo director de la escuela de Ayotzinapa en 1930, conoció la historia del asta bandera ubicada en la explanada del casco de la hacienda de Ayotzinapa, que se construyó después de una incursión militar porque se dijo que los estudiantes izaron la bandera de huelga en lugar del emblema nacional. Observó los nombres de Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, asesinados a balazos en un desalojo de policías estatales y federales.

Saludó el altar religioso colocado en la cancha de la basquetbol junto a 46 sillas vacías alusivas a los desaparecidos y a los asesinados en Iguala. Concluyó con una comida en el comedor del internado.

 

 

 


Fuente: El Sur.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *