Exigen desarme del FUSDEG

Habitantes de Petaquillas y otros pueblos del valle de El Ocotito, se movilizaron este lunes para exigir el desarme del grupo de autodefensa del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo de Guerrero (FUSDEG) que encabezan Salvador Alanís y Alejo Espinoza, y tras reunirse con diputados en el Congreso del Estado, informaron que se estableció el compromiso de que este martes se reunirán con el fiscal general del estado, Xavier Olea Peláez, para analizar la situación.

Encabezados por el comisario Mario Flores Castrejón, los inconformes se reunieron con la presidenta de la Comisión de Gobierno del Congreso del Estado, Flor Añorve Ocampo (PRI), quien intervino para acordar la reunión con la Fiscalía General del Estado.

El comisario de Petaquillas dijo en un mitin afuera de la sede del Poder Legislativo que “queremos que nos entiendan, que esto tiene que ser un proceso rápido, así se lo pedimos al Congreso del Estado”, dijo refiriéndose a la petición de que los grupos del FUSDEG que encabezan Alanís y Espinoza sean desarmados, y advirtió que “si el día de mañana no tuviéramos la respuesta que queremos, los que estuvimos en esta mesa negociadora entonces actuaremos”.

Flores Castrejón añadió que “pedimos y queremos formar un grupo de policía rural que vaya acorde a las leyes”.

A la protesta se unieron vecinos de comunidades del valle de El Ocotito, quienes también pidieron la intervención de las autoridades para frenar las acciones de los integrantes de la policía ciudadana del FUSDEG que encabezan Alanís y Espinoza.

El comisario de Petaquillas denunció que los policías comunitarios del FUSDEG catearon su casa, por lo que espera que el gobierno tome cartas en el asunto, “porque la gente ya está harta de estos policías comunitarios que  hacen las detenciones a sus consideraciones sin previa orden”.

Reiteró que están dispuestos a formar parte de la Policía Rural Estatal, donde las autoridades van a determinar el proceso de cómo llevar a cabo la formación de elementos en función de lo que indican las leyes, para poder trabajar en coordinación con las fuerzas de seguridad estatal y federal.

“Venimos al Congreso para solicitar a los diputados y que exhorten a los respectivos funcionarios para que se les brinde seguridad al Valle del Ocotito y que se les avale que tenemos la razón con la exigencia que desaparezcan a la policía comunitaria”, indicó.

La caravana de manifestantes se concentró en el poblado de Petaquillas, de donde partieron hacia la capital a bordo de diversos vehículos, pero fueron detenidos en el retén que instaló la Policía Estatal a la altura de la colonia “La Cinca” para impedir que ingresaran personas armadas.

Durante la revisión en dicho punto, les fue decomisada una escopeta en el interior un vehículo, por lo que el portador del arma fue detenido y entregado por la Policía Estatal al Ministerio Público, aunque al resto del contingente se les permitió avanzar.

Los manifestantes reclamaron que la marcha era pacífica y no afectarían a terceros, por lo que no había razones para que les impidieran avanzar hacia Chilpancingo.

A la altura de la tienda departamental “Aurrerá” en el crucero Jacarandas, descendieron de las unidades y avanzaron en marcha por la avenida Lázaro Cárdenas, hasta los accesos principales del Congreso, donde además instalaron un bloqueo a la avenida Trébol Sur, hasta pasadas las 14:30 horas, cuando el comisario Mario Flores salió con la respuesta de los legisladores.

 

 

 


Fuente: El Sol de Chilpancingo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *