Damnificados edificarán casas afuera de Sedatu o en la Autopista del Sol

Integrantes de la organización Pueblos Unidos por el Desarrollo Sustentable de la Sierra de Guerrero (Puedess) rompieron ayer una mesa de diálogo que mantenían con funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y dieron un plazo de 15 días a la dependencia para que resuelva la reubicación de los damnificados por las lluvias de hace 3 años que no fueron considerados en los censos o realizarán diversas acciones de protesta.

La mesa de trabajo con el delegado de la Sedatu en Guerrero, José Manuel Armenta Tello, y el director de Ordenamiento y Atención a Zonas de Riesgo, Armando Saldaña, fue solicitada la semana pasada por los integrantes de la organización que junto con damnificados de la tormenta tropical ‘Manuel’ y el huracán ‘Ingrid’, originarios de las zonas serranas de los municipios de Chilpancingo, General Heliodoro Castillo y Leonardo Bravo ‘tomaron’ las instalaciones de la Sedatu en Chilpancingo.

Debido a la falta de acuerdos, se retiraron molestos de la reunión y advirtieron que si no hay respuesta de la dependencia federal a sus demandas, están dispuestos a instalar viviendas temporales afuera de las instalaciones de la Sedatu en Chilpancingo, que están ubicadas en el Paseo Alejandro Cervantes Delgado, una avenida de mucho tráfico vehicular.

En su intervención, Armando Saldaña dijo a los inconformes que estaban en “todo su derecho” en solicitar que se atienda a las 224 personas que cuentan con un folio del censo de damnificados que se levantó tras las lluvias ocasionadas por las tormentas ‘Manuel’ e ‘Ingrid’, pero que no fueron registradas en el sistema electrónico del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) y por ello no fueron considerados en el proceso de reubicación.

“Están en todo su derecho de hacer una solicitud directa a la Secretaría de Gobernación para que en términos constitucionales se les diga por qué a estas personas no fueron beneficiadas y se finquen responsabilidades ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y ante el órgano de control de la propia Sedatu para decir y dar a conocer quién no hizo bien su trabajo”.

Añadió que “obviamente la respuesta va a ser sancionar, inhabilitar o revocar el nombramiento de los responsables” de esta anomalía, y les solicitó: “Háganlo, están en todo su derecho, esa es la solución legal” a este problema, dijo el funcionario federal enviado por la titular de la Sedatu, Rosario Robles, para atender a los damnificados de la sierra.

Les explicó que “esto es lo que se debe de hacer”, porque “la solución no legal es precisamente la que hemos tenido con los bloqueos”.

Entonces explicó a los inconformes que si optan por el bloqueo y toma de carreteras, afectarán a miles de personas que dependen del turismo en Guerrero, y los que “como muchos de nosotros se gana la vida atendiendo al turismo, yo lo único que les pido es que permitan que nosotros sigamos trabajando en una solución al problema”.

El funcionario convocó a que uno de los integrantes de la organización pueda asistir el miércoles a una reunión que mantendrán con personal de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) encaminada a retirar las clausuras de las obras de las unidades habitaciones que se construyen para reubicar a los damnificados, y en especificó la que tiene que ver con la comunidad serrana de Azinyahualco.

“Me gustaría que fueran para que vieran que no se trata de nosotros y que estamos ahí para darle solución al problema”, señaló.

Armando Saldaña añadió que “me gustaría entonces que fuéramos a tomar Profepa y su delegación, para decirles oye libérame las casas, y decirles ‘oye tienes casas completamente terminadas en Tixtla y ahí nos pusieron sellos’”.

Explicó que si bien las lluvias que ocasionaron severos daños en el estado ocurrieron hace tres años, “nosotros —en alusión al equipo de la secretaria Rosario Robles Berlanga— llegamos hace un año a esta dependencia, y en un año hemos dado solución a 4 mil 600 viviendas, cuando antes de que llegáramos había 600 viviendas (concluidas), entonces sí hemos solucionado problemas”.

El dirigente de Puedess, David García reclamó en tono airado que ya han pasado tres años desde las tormentas y siguen sin respuestas por parte del gobierno federal.

“La responsable es la Sedatu, independientemente del tiempo que tengan los funcionarios, y no tienen respuesta a lo que estamos pidiendo”, por lo que advirtió que “vamos a ver de qué manera vamos a actuar y si vamos a tomar la autopista o si vamos a México, y si vamos a fincar alguna vivienda en la autopista o en las instalaciones de la Sedatu, ese será nuestro problema”, agregó.

Luego, de manera intempestiva otro líder de Puedess, Honorio Muñoz García, interrumpió la plática y soltó: “ya estuvo bueno de tanto rollo, nos vamos a retirar y en 15 días regresamos, si no tenemos respuestas, olvídense, para tanto choro que nos estás dando, ya estuvo amigo. Tres años han pasado y no tenemos solución”, dijo.

“Tú das 15 días, y si en esos 15 días no tenemos respuesta, vamos a actuar nosotros” advirtió, y enseguida los inconformes abandonaron la sala en la que se desarrollaba la reunión.

 

 

 


Fuente: El Sol de Chilpancingo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *