Insultan a abogado en MP de Chilpancingo por ser homosexual

Por ser homosexual, un abogado fue insultado, denostado y se le negó la posibilidad de poder presentar la denuncia de un cliente ante la agencia del Ministerio Público de Bravo, en la capital.

En conferencia de prensa, el abogado Arturo Peláez Cariño sostuvo que por dichos hechos ya presentó una queja ante la Comisión de los Derechos Humanos (Coddehum), y responsabilizó de lo que le suceda a él y a su familia a la empleada de la Fiscalía General del Estado (FGE), Susana García Santos de quien recibió los insultó.

A decir del abogado, el pasado lunes 5 de septiembre se presentó junto con un cliente para interponer una denuncia penal.

“Al llegar, me percaté que las condiciones de espera (en el Ministerio Público) son inadecuadas porque los asientos son unos tubos”, narró.

Añadió le comentó sobre ese problema a la persona encargada de informar a quienes acuden a esta institución, Susana García Santos.

“Lamentablemente su respuesta fue que no es su responsabilidad, que ella apenas llegó y no tiene forma de atender ese problema”, afirmó Peláez Cariño.

Dijo que, tras un rato de espera, se percató que García Santos, quien es la encargada de recibir a las personas, estaba comiendo y tomando refresco durante hora de trabajo.

“Por ello saqué mi cámara y la grabe”, expuso.

Manifestó que dicha acción hizo molestar a la mujer, quien de forma violenta lo insultó:

Usted es un pinche puto, es un gay reprimido, es un pendejo. Todo esto delante de las personas que igual que yo esperábamos ser atendidos”.

Tras los hechos, dijo, acudió a la Coddehum a interponer su queja, sin embargo, a su llegada ya era esperado por dos policías ministeriales y García Santos, quien lo trató de convencer de no interponer la queja, lo cual no aceptó.

“Nadie tiene el derecho de decirnos nada por nuestro color de piel, por nuestras ideologías o por nuestra sexualidad, solamente cuando cometamos un delio seremos llamados a cuentas”, dijo el quejoso.

Adelantó que interpondrá formal denuncia ante la agencia del Ministerio Público por violencia de género, misma que se encuentra tipificada en el código penal artículo 202, así como la violación al artículo 274 por abuso de autoridad y uso ilegal de la fuerza pública.

Dijo que el ser homosexual no es una condición que le quite derechos civiles, por eso decidió tomarles la palabra al gobernador, Héctor Astudillo Flores, y el fiscal Javier Olea Peláez, cuando piden que denuncien cualquier acto fuera de la legalidad.

“Yo lo hice, tuve el valor de acudir a poner mi denuncia, ahora sólo espero tener justicia”, exigió.

 

 

 


Fuente: Bajo Palabra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *