El muro va y México lo pagará, dice Trump en acto de campaña en EU tras la reunión con Peña

Luego de reunirse ayer en Los Pinos con el presidente Enrique Peña Nieto, y mostrarse un tanto cauto sobre el tema del muro fronterizo entre ambas naciones, el candidato republicano a la presidencia estadunidense, Donald Trump, dijo al regresar a su país que sí lo construirá y que, aunque aún no lo saben, los mexicanos lo pagarán al 100 por ciento.

Antes, en México, Trump escuchó las educadas reclamaciones del presidente Enrique Peña Nieto, por sus comentarios discriminatorios contra los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, pero no pidió perdón ni descartó la idea de construir un muro en la frontera común.

En una jornada que comenzó con una tormenta de críticas a Peña Nieto por recibir a Trump en la residencia presidencial de Los Pinos, gesto calificado por algunos analistas de “error histórico” e incluso “traición”, la visita, además de breve, resultó menos tensa que el ambiente creado en sus prolegómenos.

Aterrizó Trump en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México procedente de California tras hacerse público el martes que aceptaba la excepcional invitación cursada a su persona y a su rival demócrata, Hillary Clinton, de reunirse con Peña Nieto.

Un hecho sin precedentes en plena campaña para las elecciones a la Casa Blanca, que este año serán el 8 de noviembre.

En el caso de Trump, que desde el aeropuerto se dirigió en helicóptero hasta Los Pinos, la visita llegaba cargada de resquemores por haber llamado “criminales” y “delincuentes” a los inmigrantes mexicanos en EU durante su campaña.

Tras más de una hora de reunión, Peña Nieto y Trump comparecieron con el semblante más serio de lo habitual en esta clase de visitas –actitud que se mantuvo hasta el final–, y con el anfitrión marcando el paso de inicio, formal pero directo.

Luego de expresar su “respeto absoluto” por el proceso electoral estadunidense, aclaró que en una “conversación abierta y constructiva” habló con su interlocutor sobre sus ataques y le hizo “notar” la “gran responsabilidad” que tiene de “defender al pueblo de México”.

Le hizo ver que hubo “malinterpretaciones o afirmaciones que lamentablemente habían lastimado y afectado a los mexicanos”, pero dijo estar “seguro” del “interés genuino” de Trump por “construir una relación” que dé a ambas naciones “condiciones de mayor bienestar”.

Luego destacó su “convicción de que el TLCAN le ha hecho mucho bien” a los dos países e instó a la nación vecina a “construir la ruta para modernizar” ese convenio.

Detalló que cada día cruzan la frontera común, de 3 mil kilómetros, un millón de personas y 400 mil vehículos, y el comercio transfronterizo mueve cada año 500 mil millones de dólares.

Remarcó que la emigración de personas desde México a Estados Unidos tuvo su pico hace diez años, pero a partir de entonces ha venido disminuyendo “hasta ser negativa en términos netos”.

También instó a Trump y a EU a tener “un enfoque integral” sobre la frontera “que atienda el tránsito ilegal de personas”, pero también “de drogas y armas” que están “fortaleciendo cárteles y otras organizaciones criminales que generan violencia en México”.

En su intervención, el candidato republicano aseguró tener “un gran respeto” por los “mexicano-estadunidenses” y dijo conocer a “mexicanos de primera, segunda y tercera generación que viven en la Unión Americana”, que son “gente sin reproches, extraordinarios trabajadores”.

“Compartimos intereses comunes en lo que respecta a la seguridad, prosperidad y libertad de nuestro hemisferio”, afirmó ante el mandatario mexicano, al que llamó su “amigo”. Pero en ningún momento hubo un atisbo de ese mea culpa que tanto hubiese justificado la visita para un Peña Nieto que atraviesa una grave crisis de popularidad.

Trump apostó por desmantelar los cárteles de las drogas y frenar la migración ilegal, incluida la procedente de Centroamérica y otras regiones, que pone “en peligro” las “finanzas” y la “seguridad” de América del Norte.

Al terminar, cuando ambos se disponían a abandonar la comparecencia, planeada como un mensaje a los medios de comunicación sin preguntas, el invitado tomó la iniciativa de aceptar varias preguntas sobre el polémico muro fronterizo.

Consideró que “es necesario poner un muro para poner un alto a la inmigración ilegal y el flujo de armas y de efectivo” y apuntó que “este tiene que ser un objetivo compartido”.

“No discutimos quién va a pagar por el muro”, reveló además sobre la charla con Peña Nieto, quien terminó tomando la palabra para reiterar su discurso, preciso y prudente, pero sin escuchar la disculpa de Trump que muchos en México esperaban.

Un más enérgico presidente declaró más tarde en una entrevista para el noticiero nocturno de la cadena Televisa que la reunión con Trump obedeció a la necesidad de “enfrentar la amenaza y el riesgo que hay sobre nuestro país”.

“Es la decisión que he tomado: encarar el reto, hacerle frente a lo que puede convertirse en un riesgo y amenaza para México, y explicar por qué México es importante también, y muy importante, para Estados Unidos”, explicó.

“Y México va a tener que pagar por él, 100 por ciento; no lo saben todavía, pero así va a ser”, reitera Trump en Arizona

“Vamos a construir una enorme muralla en la frontera sur”, reiteró una vez más el candidato republicano Donald Trump en el discurso que dio ayer en Arizona, dejando claro que mantiene la línea dura sobre migración que estableció desde el inicio de su carrera.

“Y México va a tener que pagar por él, 100 por ciento; no lo saben todavía, pero así va a ser”, añadió el magnate.

El discurso se produce tras la visita que realizó el candidato republicano a México para reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto.

“Desde el primer día vamos a empezar a trabajar con ese poderoso muro que vamos a poner en la frontera sur.

Usaremos la mejor tecnología, incluyendo sensores, por arriba y por abajo, en ambos lados, con mucha tecnología de vigilancia”, señaló.

“Cuando los políticos hablan de reforma migratoria, usualmente quieren decir aministía, sueldos más bajos”, y aseguró que si llega a ocupar el Despacho Oval su gobierno no actuará así.

El republicano prometió fortalecer las aduanas, garantizar la expulsión inmediata de los migrantes ilegales, así como contratar más agentes policiales para facilitar la persecución de migrantes ilegales.

Al finalizar su discurso, Trump cedió la palabra a varios padres cuyos hijos habían sido asesinados por migrantes, quienes narraron uno a uno cómo murieron sus vástagos.

La alocución del magnate en Arizona se produjo tras los discursos de varios republicanos destacados, entre ellos el del ex alcalde De Nueva York, Rudolph Giuliani.

 

 

 


Fuente: El Sur.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *