No sabe si es zona protegida donde se quiere construir el basurero en Tixtla, dice la Propeg

El encargado de la Procuraduría de Protección Ecológica del gobierno de Guerrero (Propeg), José Pérez Victoriano negó que el predio de Matlalapa, en Tixtla, donde se construía un relleno sanitario intermunicipal sea área natural protegida, y comentó que el terreno es parte de un ejido.

El martes, en conferencia de prensa en el Ayuntamiento de Tixtla, el alcalde perredista Hossein Nabor Guillen reiteró el rechazo del Cabildo al proyecto del relleno sanitario, y advirtió que si el presidente municipal capitalino, el priista Marco Antonio Leyva  Mena insistía en quererlos convencer, interpondrían una denuncia, además declaró que ese predio es área natural protegida, y que tiene fotos que comprueban que se han colocado letreros que así lo indican.

Pérez Victoriano fue consultado durante el taller Manejo de residuos sólidos urbanos, delitos ambientales y atribuciones municipales en la implementación de la Ley  491 de Bienestar Animal del Estado de Guerrero, que organizó la Propeg en el zoológico capitalino, Zoochilpan.

Sobre la declaración de Nabor Guillén, el funcionario comentó que, “habría que solicitar  a la Conanp, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, que pudiera informar de manera oficial si esta zona tiene un área natural protegida; pero, hasta donde tenemos conocimiento, no es un área natural protegida, es parte de un ejido, el ejido de Matlalapa… lo que conocimos, del municipio de Chilpancingo, es que fue adquirido con recursos públicos para ese fin, para construir el relleno sanitario”.

Sobre la denuncia que advirtió el alcalde de Tixtla que interpondría ante la Propeg si Chilpancingo insistía en el proyecto, dijo que hasta el momento no se han acercado a la Procuraduría.

También explicó las condiciones del basurero de Tixtla después de que lo inspeccionó la Procuraduría, “encontramos también unas irregularidades, que están siendo revisadas por los abogados de la Procuraduría, y esperamos que en el término (plazo) que tiene  el municipio, que son 15 días hábiles a partir de la semana pasada, para dar respuesta o informarnos cuál es la atención que ofrezca el Ayuntamiento sobre las medidas que la Procuraduría le ha notificado”.

Añadió que las medidas son un cercado perimetral, una caseta de vigilancia, darle atención a los residuos sólidos que se depositan en el sintió, que sean compactados, que estén adecuadamente instalados los tubos de venteo para la liberación del biogás y que no se permita el ingreso de ganado, entre otras.

Dijo que, además, a 200 metros del basurero está una colonia y que estas recomendaciones son medidas de salud pública.

Sobre el basurero saturado de Chilpancingo, sólo dijo que siguen verificando que los niveles de riesgo no sean altos, para evitar una contingencia ambiental mayor, y que el municipio lo está atendiendo parcialmente.

 

 

 


Fuente: El Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *