Sin clases en CENDI 1; colinda con Ex Ineban, donde el agua se estancó, hay moscos y heces

En el Centro de Desarrollo Infantil (CENDI) número 1 “Isabel Guevara Catalán”, no iniciaron clases este lunes.

La razón porque el agua de lluvia se encuentra estancada en el área del estacionamiento de Servicios Generales del Ex Ineban, por la entrada al sótano, inmueble que colinda con el CENDI, registrando criaderos del mosco transmisor de zika, chikungunya y dengue, misma que actualmente ya presenta heces humanas porque la fosa séptica llegó a toda su capacidad, sin que las autoridades de Salud y Protección Civil Municipal actúen para solucionar este problema que representa un gran foco de contaminación y riesgo para la salud de los niños, planta docente, administrativa y de intendencia, por lo que hicieron un llamado al gobernador Héctor Astudillo Flores para que intervenga en el caso.

Con base en las copias de los oficios que proporcionaron a la Agencia de Noticias IRZA, desde el pasado 7 de julio, la profesora María de la Luz Mejía Salinas, enlace de la dirección del CENDI 1, solicitó por oficio a Rufino Silva Domínguez, director de Epidemiología y Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud de Guerrero, la fumigación “urgente” a esta institución, por “el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por vectores” al iniciar este estancamiento de agua con criaderos del mosco Aedes aegypti.

La solicitud fue atendida con fumigación y abatización, acciones realizadas por personal de Vectores, pero no hubo ninguna mitigación y la proliferación de los moscos continúa.

El pasado 18 de agosto, enviaron un oficio a Gustavo Vela Guevara, coordinador de Protección Civil de Chilpancingo, que depende de la administración de Marco Antonio Leyva (MAL), en el que le solicitaron el “desazolve urgente” del Ex Ineban, pero hasta este 22 de agosto no tuvieron respuesta y los niños se quedaron sin clases, porque así lo determinaron los directivos del plantel para no ponerlos en riesgo, ya que ahora, el agua estancada presenta heces humanas “porque la fosa séptica del edificio llegó a su capacidad”, teniendo derramamientos.

Por esa razón, de nueva cuenta elaboraron otro oficio con esta fecha solicitando nuevamente a Rufino Silva Domínguez, director de Epidemiología y Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud de Guerrero, que se atienda esta contingencia.

Los directivos del plantel determinaron que no habrá clases hasta que quede debidamente resuelto el problema, porque dijeron que no expondrán a los niños a contraer enfermedades como dengue, zika, chikungunya o gastrointestinales u otras.

Este lunes el agua estancada, además de criaderos de mosco, ahora, presentaba heces humanas, con una apariencia verdosa y desprendía olores pestilentes.

 

 

 


Fuente: Agencia IRZA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *